ACEITE DE PRIEGO

ACEITE DE PRIEGO DE CÓRDOBA

La selección de aceite de oliva virgen extra de Knolive es reconocida por la exquisitez de sus aromas y sabores.
En nuestra Colección Gourmet destaca Epicure, nuestra variedad más premiada.

Hojiblanco es nuestro aceite de oliva virgen extra más complejo en matices. Este frutado, de color verde intenso y leve sabor a hierbas aromáticas, resulta muy agradable al gusto por su sorprendente frescura con notas amargas y picantes.

Nuestra variedad más suave y dulce es Arbequino, un inconfundible zumo de oliva que destaca por su inconfundible aroma frutal y delicado retrogusto a avellanas.

Picudo es un aceite de oliva virgen extra equilibrado y bien estructurado, en este aceite elegante con frutado medio predominan deliciosos toques a hortalizas con un fondo herbáceo.


Descubre nuestra colección

Aceite Priego

El aceite de Priego Priego Knolive se caracteriza por tener totalmente impregnado en su sabor el toque puramente mediterráneo. Elegir este producto siempre será decantarse por un extra de calidad, perfecto para aderezar cualquier plato.
Este aceite de Priego está compuesto por aceitunas principalmente de variedad picuda y hojiblanca. Las cuales se recolectan en el corazón de Córdoba, concretamente en el Parque Natural de la Subbética. Tanto el terreno como el clima, hace que se consiga un aceite sólo apto para los paladares más exquisitos y que más se preocupan por cuidar su organismo.

Actualmente se ha demostrado que el aceite de Priego es muy bueno para la salud. El consumo diario de este producto de gran calidad en nuestra tierra, ayuda a la mejora de muchos aspectos de nuestro cuerpo como la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Pero sus beneficios no se quedan ahí, un ejemplo de cuáles pueden ser las ventajas que aporta a nuestro organismo, es concretamente la influencia tan positiva que aporta al sistema inmunitario. Los cuales han sido demostrados mediante la realización de estudios, que han probado que sus beneficios son una realidad palpable.
El consumo diario del aceite de Priego a que el sistema inmunitario se refuerce y haya una mayor protección ante la invasión de posibles agentes infecciosos. Pero, aunque se pueda afirmar que incluir este producto en nuestra dieta diaria puede ayudar a reforzar el sistema inmunitario, no debemos quedarnos ahí. Y pensar que tan sólo con el consumo de aceite ya vamos a tener unas defensas fuertes.
Sin embargo, si llevamos una vida saludable practicando ejercicio y comiendo adecuadamente, potenciar los efectos de los alimentos que ingerimos es mucho más sencillo. En definitiva, nos encontraremos mejor con nosotros mismos y nuestro cuerpo nos lo agradecerá en el momento en el que se tenga que enfrentar con algún tipo de virus o bacteria que pueda infectarnos.

Una vez que entendemos la importancia de incluir este producto en nuestra dieta y cómo con él se puede lograr una salud fuerte, es necesario saber qué proceso se sigue para obtenerlo. Y es que, tanto si se trata de aceite de Priego industrial como el elaborado de manera artesanal, hay pasos que son comunes. Sin embargo, otros en los que se difiere y que son los que, unidos a la calidad del terreno y el clima, hacen que se pueda obtener un producto de una calidad superior al resto.
Los pasos que todos comparten tienen que ver con la recogida de la aceituna, la cual puede realizarse de forma mecanizada o a mano. Hay que saber que normalmente se combinan ambos métodos ya que, según lo abrupto que sea el terreno o las características del olivo es mejor hacerlo de una u otra forma. La recogida de la materia prima se lleva a cabo durante los meses de octubre a enero en el hemisferio norte. Y en los meses de febrero y mayo en el hemisferio sur.
Una vez que se han obtenido todas las aceitunas en su momento óptimo de maduración, el siguiente paso es molturarlas. Pero antes de triturarlas, es necesario limpiarlas bien, lo que implica separarlas de las ramas y hojas caídas que pueden ensuciarlas. Y así evitar, que durante el proceso de trituración se mezclen con la suciedad y disminuya la calidad del sabor y el aceite de Priego obtenido finalmente. Por su parte, cuando se procede a la trituración del fruto, se queda una pasta que debe batirse durante un tiempo y una temperatura concretos. De esta forma, se consigue que el jugo o aceite se vaya desligando, del resto de elementos que conforman a la aceituna como son la pulpa, hueso, piel y agua de vegetación. Lograr que se desligue el aceite del resto para por batir la materia prima durante como mínimo una hora y a una temperatura de entre 24 y 27 grados. Este aspecto es especialmente importante no sobrepasarlo, para así poder obtener un aceite de Priego de primera prensada en frío. Manteniendo este control de temperatura en este paso, se conseguirá obtener el producto con todas sus cualidades al 100% y, por tanto, con una calidad superior.
El siguiente paso es uno de los que más evolución ha sufrido a lo largo de los años. Tiene que ver con el momento de prensar toda la masa bien batida, con el objetivo de lograr que emane el zumo. Decimos que este paso ha sufrido un importante avance, porque con el paso de los años se ha logrado tener una maquinaria con la que hacer este proceso de forma más eficiente y limpia.
Finalmente, se decanta el zumo obtenido de las aceitunas para separarlo de los sólidos y obtener el aceite de Priego. Esta parte del proceso en comparación al resto, se realiza de forma totalmente natural, gracias a la diferencia de densidades que hay entre el propio aceite y resto sólidos. Aunque no es un proceso rápido, sino que lleva unos cuantos días y a una temperatura controlada, con ello se consigue limpiar el aceite del agua y las impurezas que deben quedar en la parte inferior.

COLECCIÓN DE AUTOR

Newsletter Knolive:

+34 670 30 18 32

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies